MISIONES

La misión es la primera acción en la que se basa la evangelización, la misma que está destinada a aquellos que no conocen el Evangelio, y que se lo anuncia para alcanzar la salvación. Esta acción misionera involucra a todos los cristianos por el hecho de haber recibido el Bautismo.
Existen diferentes carismas y ministerios específicos en los que se puede llegar con el anuncio de la Buena Noticia; sin embargo, es necesario destacar con el firme convencimiento de que: “allí donde hay un cristiano, también hay un testigo del Evangelio que, con su vida y su palabra, lo transmite a quien no cree”, y, de esta manera, todo bautizado debe sentirse portador de la misión de la Iglesia, en medio del mundo y para el mundo.
Ante diversas situaciones que atravesamos en la actualidad, época de muchos cambios a nivel mundial, marcado por profunda indiferencia, pérdida de participación en la vida sacramental, evidente dicotomía en la praxis moral, se hace indispensable retomar la comunión con Cristo y con todos los hermanos de la Familia Vicentina, para que iluminados por la fuerza del Espíritu Divino, quien es fundamento de la misión, continuemos en el camino de salvación, acudiendo en la Semana Santa.
La fe no es transformación intelectual, sino conversión a un Evangelio que se manifiesta en frutos de justicia y que renueva la faz de la tierra, en espera del “cielo nuevo y tierra nueva”. Nuestra vida como cristianos es muy significativa y trascendental al anunciar el Evangelio, allí donde se encuentra, por el sólo hecho de estar en contacto con nuestros hermanos empobrecidos, por iluminación de la Palabra, fundamento de vida y verdad.
«Jesús invita a todos a participar de la Misión. ¡Que nadie se quede de brazos cruzados! Ser misionero es ser anunciador de Jesucristo con creatividad y audacia en todos los lugares donde el Evangelio no ha sido suficientemente anunciado o acogido, en especial, en los lugares difíciles y olvidados, y más allá de nuestras fronteras». De esta manera, encontraremos la cercanía con nuestro Salvador, quien nos otorgará su gracia y bendiciones. Por los siglos de los siglos.

 

MISIÓN DE SEMANA SANTA

Reencuentro con nuestro Señor Jesucristo, comprometidos en todo momento a comunicar y enseñar a dar testimonio de su grandeza a los “más pobres de los pobres”. Aprendiendo a escucharles, a valorarles,  puesto que, así sentiremos la presencia del Señor, quien nos donará como tarea, la transformación santificadora del mundo, para que en él se instaure el Reino de nuestro Benignísimo Dios.
«Recibirán la fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre ustedes, y serán mis testigos…hasta los confines de la tierra». (Hch 1,8).

 

MISIÓN VICENTINA DE SEMANA SANTA

Misión Vicentina de Semana Santa 2018

 

 

PROYECTOS

 

IDENTIFICACIÓN:

FUTURO Y ESPERANZA DE LOS POBRES

DENOMINACIÓN:

FORMACIÓN PARA COMPARTIR EL SUEÑO DE SAN VICENTE DE PAÚL

BENEFICIARIOS:

Todos los miembros las ramas de la Familia Vicentina en el Ecuador incluyendo profesores y catequistas de los lugares donde está la Familia Vicentina.

DURACIÓN:

2 AÑOS

MISIÓN:

El Espíritu del Señor esta sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor Luc. 4, 18

Cita bíblica que ilumina e impulsa la Misión de todos los miembros de la Familia Vicentina en el mundo.

Nuestra Misión es fortalecer, coordinar y animar la tarea evangelizadora y de servicio de las diferentes Ramas de la Familia Vicentina en Ecuador, esto nos exige la movilidad propia de los discípulos  de Jesús y una formación que asegure la práctica del amor, la justicia, la solidaridad a través del acompañamiento y organización de los pobres; y, juntos, asesores y coordinadores nacionales y locales tendiendo, siempre a la defensa de su dignidad y derechos fundamentales, también evangelizamos con nuestro testimonio de vida y actitud de servicio al estilo de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, formando  cristianos emprendedores, solidarios, justos y honestos, convencidos de que la formación cambia a la persona y transforma a la sociedad.

VISIÓN:

Contribuir, como responsables de la Familia Vicentina en Ecuador y dentro de la misión evangelizadora, al crecimiento de cada uno de los miembros y de los grupos en la experiencia de comunión, la corresponsabilidad en los procesos conjuntos, actualizando y  dinamizando su quehacer pastoral en la Iglesia local, con enfoque de Cambio Sistémico, fortificando el Carisma Vicentino y la Misión desde el Evangelio, la Doctrina Social de la Iglesia  y la Espiritualidad propia.